jueves, 31 de diciembre de 2009

RESUMIENDO LAS NAVIDADES DE ANTES

En las navidades de mi infancia no habia ni la mitad de la mitad de lo de ahora,
pero mis aitas hacian que fuesen especiales.
Mi amatxu cocinaba con tanto esmero que la piel le olia a besamel y a compota.
No teniamos apenas regalos y estos eran cada año los mejores.
No nos moviamos casi de la cocina, porque en el resto de la casa hacia frio,
pero nos reiamos mucho y también nos acordabamos de los que faltaban.

Cantabamos y brindamos con mosto, sidra y vino
y los dulces que no comiamos el resto del año
nos empañaban la vista...

Hoy intento que aunque tenemos más que antes,
mis hijos no pierdan ese sabor que para mi tenian las navidades.
Y que valoren que pasarlas juntos y
recibir un nuevo año es el regalo más grande.

2 comentarios:

mar dijo...

Pero que vieja me siento con tu entrada.
¿De verdad que ya ha pasado tando tiempo?
FELIZ 2010 para tí, los enanos, tus aitas y algún agregado de más
Muchos besos y que este año que comienza sea maravilloso para todos

Alosia dijo...

Eskerrik asko neska, perdona que te responda con retraso.
Un beso.