martes, 8 de diciembre de 2009

ARBOL DEL PRECIPICIO


Me atraes ahí,
al borde del precipicio;
tan distinto,
tan sobreviviente,
tan lleno;
erecto de vida.

Me observas,
me esperas,
espectante de sabia,
pletorico de escondida vida.

1 comentario:

mar dijo...

Todos los precipicios nos atraen con fuerza para descubrir que es lo que esconde en su fondo, y nosotros que somos curiosos por naturaleza debemos tener cuidado de no asomarnos demasiado no vayamos a correr riesgos innecesarios
Musu bat lastana