miércoles, 17 de febrero de 2010

EL MONJE DE LUZ


Vas hacia la luz
hecha de toda clase de sombras
y caminas hacia ella
con soltura, sigilo,
pidiendo permiso
como un monje
que atraviesa
el umbral del monasterio.

Reverencias el endometrio
recubierto de piedra
para adentrarte con respeto,
en el mundo de los sueños,
para soñar despierto
en el mundo de los vivos,
para querer vivir
en el espacio del universo.

Tu ombligo absorbe
los deseos y las ansias
de aqui y ahora;
y miras hacia delante,
que el camino te espera
tanto como el te desea a ti,
solo si miras y escuchas
el corazon te recibira.

3 comentarios:

Tony Amesty dijo...

El Universo como placenta....caldo de cultivo de la vida.

Un abrazo

Alosia dijo...

Gracias por seguirme. Desde hace mucho que no entro en ningun blog, incluido en el mio.
Un abrazo.

Olga i Carles dijo...

Del núcleo del universo salimos todos de aquí para allá. un gran camino por recorrer.
Somos la luz del mundo, creamos o no.
Somos el cuerpo de ese al que llamamos Dios o como sea.



Un abrazo.